¡Australia se moverá por el GPS!

Como lo lees. Si no estabamos ya acostumbrados a escuchar que las nuevas tecnologías nos traerían de cabeza y modificarían muchas cosas tal como las conocemos, la geografía no iba a ser menos.

Australia tendrá que modificar su latitud y longitud en algo más de un metro por culpa de los GPS y los dispositivos de navegación por satélite que, por culpa de los movimientos de los continentes, pierde correlación con los datos de esta nueva tecnología y, en cuanto los coches autónomos, por ejemplo, circularan, podría llevar incluso a accidentes.

Es por ello que a partir del 1 de enero de 2017, todas las coordenadas se desplazarán algo menos de dos metros al norte para poder alinearlas durante los tres años siguientes hasta que, en 2020, finalmente vuelva a coincidir con las medidas del satélite.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Lo anunciabamos un par de párrafos antes. Australia se mueve anualmente a un ritmo de siete centímetros al norte como consecuencia del movimiento de continentes y, lo que se está buscando en una tecnología que sea también capaz de modificar en tiempo real las coordenadas para evitar nuevamente a los australianos tener que pasar por un nuevo cambio y evitar, adaptándose a los cambios geográficos naturales.

Hay que tener en cuenta que los modernos mecanismos de navegación se basan en líneas imaginarias que no atienden a los cambios geográficos que se producen en la Tierra anualmente.

Tampoco podemos olvidarnos de que, probablemente, el GPS pasará a mejor vida de aquí a unos años ya que hace 30 años que se puso en marcha y, pese al servicio prestado, cada vez hay más innovaciones que pueden mejorar la calidad de posicionamiento.

En definitiva, vivimos constantes cambios y cada vez seremos testigos de muchos más. Pero mientas, Australia se mudará casi 2 metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.